Casa Ugarte invita a la práctica, respetando y acompañando al alumno, brindando un espacio tranquilo, pulcro, cálido y luminoso; alineado con la mirada integral que se propone. 

 

 

Un lugar que busca responder a las necesidades de las personas que se acercan, entendiendo que desde su ingreso a Casa Ugarte, ya las están vivenciando. 

 

Las salas se disponen especialmente para que los guías presentes las herramientas adecuadas a cada persona, respetando y escuchando sus particularidades.

 

Casa Ugarte ofrece un ambiente diseñado para acompañar y propiciar un cambio de percepción; un lugar de calma interna, el resguardo necesario donde cada persona pueda encontrarse a sí misma.